miércoles, 23 de marzo de 2011

IDEAS SOBRE EL DESARROLLO HUMANO

La persona humana exhibe la asombrosa facultad de concentrar su mirada sobre si misma, en su afán por explicarse y comprenderse.

ANTECEDENTES

La naturaleza del desarrollo humano ha sido objeto de meditación y preocupación en todas las épocas. Si bien la temática en la actualidad ha penetrado el campo especializado de la psicología, mucho antes que esto ocurra existieron especulaciones de calibre filosófico, como la del griego Platón, quien en la antiguedad postulaba la base herencial del desarrollo humano, afirmando que las diferencias individuales tenían un orígen genético; que los hombres al nacer traían consigo sus naturales predisposiciones que el Estado debía identificar para brindarle la educación adecuada a fin de garantizar un eficaz e idónea desempeño de sus funciones sociales. Posteriormente, en el siglo XVII, el inglés John Locke, expresó una tesis contraria, pues si bien el autor de los Diálogos daba fundamento a la teoría de las "ideas innatas", el filósofo inglés pensaba en los niños como adultos incompletos, que sólo vía la experiencia alcanzarían el desarrollo, pues el hombre al nacer es como una pizarra en blanco sobre la cual la experiencia imprime su sello. La tesis del fundador del idealismo era contrarrestada por la del fundador del empirismo inglés. En esta línea especulativa, Juan Jacobo Rousseau, siglo XVIII, defendió la autonomía infantil alegando que el niño era un ser activo participante en su propio desarrollo, cualitativamente diferente del adulto, destacando la preponderancia de la experiencia ,pero negando la idea de recipiente vacío que Locke tenía sobre el ser infantil.
Las ideas precedentes como es lógico suponer, carecieron del rígor científico pertinente, pues no ofrecieron en su apoyo ninguna evidencia basada en la observación o en el experimento, fenómeno que recién se hace presente en el siglo- XIX, en que los estudios sobre el desarrollo humano empieza a desarrollarse sistemáticamente, con acopio de detalles y descripciones, especialmente en el campo del desarrollo físico y motor. A esto se añade la apariciaón del conductismo con su énfasis en las influencias ambientales, así como la teoría dinámica de la personalidad de Freud, los aportes de Piaget al desarrollo cognoscitivo en los niños y una sinnúmero de trabajos relacionados con ios orígenes de los procesos que gobiernan el funcionamiento del organismo humano.

ENFOQUES
Locke encarna lo que se ha dado en llamar el punto de vista pasivo del desarrollo pues es uno de los primeros que destaca la pasividad de los seres humanos en el proceso de su desarrollo, priviligando así los factores externos o circundantes, que en el esquema watsoniano se tornarán omnipotentes en el devenir humano. Posición contraria la generan Platón y Kant, y contemporáneamente Piaget, entre otros, que ven a los seres humanos como entes activos en su propio desarrollo, ya que traen sus respectivos programas sirviéndose del medio para implementarlo vía sus capacidades que lograránadaptarlo a su ambiente de modo efectivo.

TEORIAS

Cada una de ellas enfantiza sobre una característica del proceso de desarrollo. Algunas - como las teorías de la maduración - resaltan la predominancia de los procesos biológicos como factores determinantes del desarrollo, proceso que se va generando espontáneamente ya que el sujeto viene programado genéticamente, traduciendo en una serie de eventos su desenvolvimiento, con mínima presencia del medioambiente. El crecimiento sería, pues, inherente al organismo humano "que nunca estará listo, hasta que su sistema nervioso está listo".
El psicólogo suizo Piaget integra el modelo cognoscitivista, sosteniendo el activismo contínuo de los niños en el desarrollo, que se esfuerzan por su funcionamiento eficiente en su medio, organizado por su experiencia que le permiten responder a los requerimientos que se le presentan, pues la función de adaptación - es una manifestación constante para integrarse a su entorno. Piaget, denomina esquema a este complejo de acciones que la persona pone en juego en su adaptación.

Un tercer modelo exploratorio lo constituyen las teorías del aprendizaje, quienes suponen que los cambios significativos operados en la evolución del ser humano, se deben al aprendizaje.
Todas ellas ofrecen las características siguientes: hacen hincapié en el desarrollo de comportamiento directamente observados y medidos; de algún modo u otro, sostienen que cualquier cosa es objeto de aprendizaje si se dan las condiciones adecuadas; todas ponen enfasis en las consecuencias del comportamiento (reforzamiento positivo o negativo) en los procesos del desarrollo; concentran sus esfuerzos en investigaciones empíricas para observar el impacto de las manipulaciones del ambiente sobre el comportamiento.
Los principios clásicos sobre el desarrollo psicosexual del fundador del psicoanálisis apertura el paso al cuarto modelo que se concentra en el desarrollo emocional, como proceso de interacción dinámica entre necesidades y pulsiones inherentes al sujeto con el medio ambiente, el que es visualizado como un complejo normativo. Cada una de las fases propuestas por Freud: (oral, anal, fálica, de latencia, y genital) se va resolviendo conforme la persona enfrenta positivamente los conflictos que surgen de las fuerzas internas del sujeto.
Esta somera revisión de las ideas sobre la naturaleza del desarrollo propuesta por la literatura psicológica, destaca uno de los temas básicos de nuestra existencia: el conocimiento de nosotros mismos.

Artículo publicado en La Industria. 07 de agosto de 1983

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada